Sor Maria Laura y los/las jóvenes de Grest 2019

« En tu vida debes hacer algo hermoso para los demás ». Estas palabras acompañaron a Sor Maria Laura, hija de la cruz, desde su adolescencia, durante toda su vida al servicio de los demás. Son palabras que acompañaron y fundamentaron (colorearon) la experiencia que hemos vivido en el mes de junio y comienzos de julio, acompañando a los grupos de Grest que decidieron venir a Chiavenna para conocer la “hermosa Historia” de una persona que, a los ojos de muchos, puede ser considerada santa. El paquete “Paseo por Valchiavenna”, propuesto a los oratorios de Lombardía, atrajo numerosos grupos, unos 20 más o menos, que venían no sólo de la diócesis de cómo, sino también de las limítrofes, un total de más de 1.000 niños/as, adolescente y acompañantes.

Una propuesta ganadora en una ocasión especial, que nos ha permitido, en primer lugar, acercarnos a la persona de Sor Maria Laura, para conocer sus aspectos más sencillos y ocultos que, a menudo, tienen el riesgo de permanecer en segundo plano respecto al hecho de su martirio; en un segundo tiempo, nos ha permitido de ser testigos de ello, poniendo en práctica lo que ella deseaba para cada joven, es decir, que todo joven realice algo bello en su vida y lo realice para los otros.

Las jornadas se han organizado con un primer tiempo de introducción en el “cine- teatro Vittoria”; luego los grupos se dividían en tres pequeños grupos de acurdo con las franjas de edad, para visitar los lugares más significativos: la habitación de Sor Maria Laura, la iglesia de San Lorenzo y el lugar del martirio.

Junto a la habitación, situada en la antigua casa de las Hijas de la Cruz, hoy sede de la “Comunidad Montana”, las hermanas nos han acompañado para conocer la vida de Sor Maria Laura, en particular, el amor que tenía a sus privilegiados, los pequeños, los jóvenes y los pobres, a quienes se daba de forma humilde y silenciosa, con la certeza de que en los otros podía encontrar a su Jesús.

En la iglesia de San Lorenzo, además de visitar su tumba y de conocer el sentido de su presencia en ese lugar, recordando el proceso que, como lo esperamos, nos la haga “santa entre los santos”, los grupos se han acercado a los orígenes de su historia espiritual y como se fue preparando para llegar a ser una Hija de la Cruz.

Al final, en la calle Poiatengo, los grupos han podido conocer la historia de sus últimos minutos, de su martirio, ocurrido entre el asesinato y la luz que brotó de su perdón. Una historia que a los ojos de cualquier persona puede aparecer mala, triste, absurda, pero que a los ojos de un cristiano aparece como una hermosa historia porque está impregnada de amor, de ese amor que resiste al mal, que resiste a la muerte… el amor que perdona en el momento más trágico, así como los hizo Jesús en la cruz.

Para añadir también a esta propuesta la belleza de la naturaleza, los grupos han podido recrear sus ojos con las maravillas de nuestro valle, de manera especial marchando hasta las cascadas de l’Acquafraggia, con una pausa en el “agroturismo” de Aquafracta, para un tiempo de granja-escuela.

El hecho de acompañar a estos grupos h sido para nosotras un regalo, pues nos ha permitido profundizar en la historia de esta pequeña gran mujer y de contarla a quienes han optado por venir a Chiavenna desde lejos.

El hecho de saber que su historia no queda encerrada en las montañas de nuestro valle nos cola de alegría, pues semejante tesoro no puede ser guardado celosamente, al contrario tienen que ser compartido generosamente, de manera que la vida de quien la escucha pueda ser transformada por el amor que irradia.

Cada día nos llevábamos a casa los ojos admirado de niños y chavales que en silencio nos han prestado atención y escucha mientras les contábamos los detalles de esta historia. Una historia que suscita muchas preguntas y el deseo de querer profundizar, comprender, conocer, Una historia que deja rastros de amor en el corazón de quien la escucha y que invita a amar plenamente en la vida de todos los días, haciendo así concreto el amor que Sor Maria Laura ha querido enseñarnos dando su vida.

Y, por supuesto es bien cierto que el grano que muere puede dar mucho fruto.

Por el grupo de los organizadores Cinzia Zarucchi

El texto original está publicado en: https://www.fillesdelacroix.net/index.php?option=com_content&view=article&id=494:suor-maria-laura-e-i-ragazzi-del-grest-2019&catid=128&Itemid=682

Brigitte va a Costa de Marfil para reunirse con sus homólogos de la Familia Hijas de la Cruz

¿Cómo he llegado a pasar 10 días en comunidad con las Hijas de la Cruz en la Costa de Marfil?

Desde hace 20 años, me encuentro con ellas en Francia. Experimento como todo el mundo, momentos de sufrimiento y me siento a sostenida por ellas. Me ayudan a ir hacía Cristo, hacia la alegría.

En nuestro “Grupo Carisma”. Sor Marie de Magdala nos hablaba de otros “Grupos Carisma” en el extranjero. Se me ocurrió la idea de ir a África donde las Hijas de la Cruz.

Mi petición: pasar ese tiempo con las hermanas. Una especie de retiro, un tiempo de recogimiento de recuperación.

Destino: Costa de Marfil. Después de llegar a Abidjan, fui a Korogho y a Bonieré. Allí descubrí hermanas de varias generaciones francesas y africanas. Todas con el fervor de dar, de compartir, de acompañar a los más pobres a la manera de Juana Isabel y de S. Andrés Huberto. Me he sentido conmovida por la enorme pobreza, la gran miseria, los minusválidos de ese país. Durante años, el trabajo, el recogimiento, la oración de las hermanas han contribuido a poner en pie obras importantes para responder a todas esas situaciones problemáticas con eficacia y siempre con una gran humildad.

En Boniéré, tuve la enorme alegría de encontrar el “Grupo Carisma”. Me acogieron solemnemente. Cada uno manifestó la razón de su presencia en el grupo. Sus historias eran conmovedoras pues ha conocido grandes sufrimiento. En el silencio y la humildad, las hermanas les han sostenido y les han aportado consuelo sin buscar nada a cambio… Merecen un reconocimiento indefectible… Incluso una persona musulmana llegó a convertirse a la religión católica impactada por sus actitudes y su vida cristiana.

En nuestro grupo decimos habitualmente que sentimos que formamos parte de la « Familia de las Hijas de la Cruz ». Ese sentimiento de pertenencia me ha sido revelado de una forma aún más fuerte y por todos los medios, gracias a la disponibilidad y a la humildad de las hermanas.

Doy Gracias a DIOS por este magnífico regalo.

Artículo original publicado en: https://www.fillesdelacroix.net/index.php?option=com_content&view=article&id=493:brigitte-part-en-cote-d-ivoire-rencontrer-ses-homologues-de-la-famille-filles-de-la-croix-ivoiriens&catid=118&Itemid=598

Camino de Familia – Encuentro de Laicos y Hermanas de España

Escribe: Javier Lizarraga | Fotografía: Mª Luz Lamana

Me gustaría empezar estas líneas recordando el Salmo 125: “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”. Esta frase del Salmo podría describir a la perfección lo que vivimos el 6 de julio en la Casa de Oración de Egiluze, en un primer encuentro que tuvimos con el Consejo General, las Superioras de Comunidad y las Hermanas que quisieron participar junto con algunos de los laicos pertenecientes a la Fraternidad Molante. 

Un día precioso, soleado, con sensaciones tan gratas que presentíamos todos de que algo bueno y grande iba a suceder. El Espíritu Santo, que siempre dinamiza a su Iglesia y a sus miembros no dejó de estar tan presente que incluso pudiésemos estar sintiendo un “Pentecostés”. Susana nos introducía en lo que se pretendía con esa mañana de trabajo y posterior comida festiva. Como era de esperar nos fuimos presentando cada uno de nosotros, algunas caras más conocidas que otras, pero que al final del encuentro todos pudimos decir “ahora sí nos conocemos, ahora sí sabemos que hacemos, ahora sí vivo en la confianza de sentirnos una misma Familia Hijas de la Cruz”. Susana nos decía, “cada uno donde está, cada uno con sus vivencias y particularidades, cada uno desde su vida propia; pero todos viviendo el Carisma de enseñar, curar y realizar toda clase de buenas obras…”. Es ahí donde nos une, nos une nuestro Bautismo y ese compromiso de vivir la fe, por y para el Evangelio.
“ahora sí nos conocemos, ahora sí sabemos que hacemos…”

En la segunda parte de la mañana, se presentó el trabajo que las Comunidades habían hecho en torno a lo mandado en su día por el CILS. Nuestra sorpresa fue ver como la acción del Espíritu Santo suscita en nosotros cosas bellas. Vimos como los trabajos presentados por las Hermanas y por la Fraternidad Molante, en distintos ambientes, en distintos tiempos y trabajándolo cada uno por separado, eran de tal similitud que solo puede darse si lo que estamos haciendo lo hacemos bajo la mirada de Dios.


Hablamos de futuro y de pasos que podemos dar; salió el cuidar la comunicación, crear espacios donde nos vayamos conociendo… En palabras de Susana “alargar la tienda” en un pensamiento y oración constante de manera bidireccional. Claro que es posible, claro que llegaremos a grandes cosas, porque tenemos que empezar a mirar juntos, ver necesidades y dar respuesta como en su día lo hicieron nuestros fundadores.


Termino otra vez con la frase del Salmo 125, “Dios ha estado grande con nosotros y estamos alegres”. Que esta alegría perdure en el tiempo, que esta alegría de ser bautizados nos lleve a estar siempre en continuo movimiento, que Dios a través de su Santo Espíritu nos conceda la suficiente valentía para arriesgar por llevar el Evangelio a todos los confines de la tierra. Que San Andrés y Santa Juana Isabel intercedan por todos nosotros.

https://familiahijasdelacruz.blogspot.com/2019/09/camino-de-familia.html

Mi estancia en Roma

Este verano he tenido la alegría de juntarme, con la comunidad de las hermanas de la casa regional de Roma, para una reunión del comité de comunicación. He valorado mucho este tiempo con mis hermanas,

Al llegar, me encontré a las hermanas celebrando el aniversario de nuestra Hermana Anita que festejaba 101 años. Todavía goza de la alegría de vivir. Me encanta encontrarme con mis hermanas: mujeres espirituales, fuertes, que viven su compromiso hasta el final.

La casa es una auténtica casa de oración. Como los residentes de la casa de retiro que se acercan hasta la puerta de la capilla para escuchar, me quedo maravillada de oír cantar a mis hermanas.

Nuestra casa regional se encuentra entre dos residencias de personas mayores: la Villa Maria Laura a un lado y la Villa Attilia, al otro. ¡Qué hermosa casa! Una presencia religiosa que acompaña a los residentes y a sus familias así como el personal que trabaja en la casa. ¡Una situación que irradia bondad, alegría y gusto de vivir!

Una palabrita de nuestro encuentro de CICOM. El comité ha tenido la oportunidad de encontrarse juntos para buscar cómo mejorar la comunicación interna para asegurarse de que todas las hermanas reciban las noticias. Gran parte de nuestro encuentro se dedicó a mirar cómo mejorar nuestra página Web para expandir nuestro carisma en nuestro entorno y hacer de esta página un medio de evangelización.

Tenemos una nueva página FaceBook :

https://www.facebook.com/fillesdela.croix.7 que podéis visitar desde ahora y una nueva Página Web llegará muy pronto.

Gracias a mi comunidad por la hermosa acogida. Hasta la próxima.

El vídeo del Papa: Diálogo y reconciliación en el Oriente Próximo.

En Oriente Próximo, como en todo el mundo, es necesario hablar el lenguaje de la reconciliación, del perdón, del diálogo. Aunque a veces no resulte fácil, vale la pena hacerlo. Por eso el Papa Francisco nos anima a que nos convirtamos todos en hombres y mujeres de reconciliación.

“En Oriente Próximo la convivencia y el diálogo entre las tres religiones monoteístas se basa en lazos espirituales e históricos.

De estas tierras nos llegó la buena noticia de Jesús, resucitado por amor.

Hoy, muchas comunidades cristianas, junto a otras judías y musulmanas, trabajan aquí por la paz, la reconciliación y el perdón.

Recemos para que en el Oriente Próximo. donde los diferentes componentes religiosos comparten el mismo espacio de vida, nazca un espíritu de diálogo, de encuentro y de reconciliación.”

Primavera misionera en la Iglesia

El Papa Francisco ha convocado un Mes Misionero Extraordinario con el que quiere recordarnos que vivimos en estado permanente de misión.

Todo bautizado y bautizada es una misión. Una Misión que no es hacer proselitismo, sino ofrecer la salvación cristiana respetando la libertad de cada uno.

“Hoy, es necesario un nuevo impulso en la actividad misionera de la Iglesia para afrontar el desafío de anunciar a Jesús muerto y resucitado.

Llegar a las periferias, a los ambientes humanos, culturales y religiosos todavía ajenos al Evangelio: en esto consiste lo que llamamos missio ad gentes.

Y recordar que el corazón de la misión de la Iglesia es la oración.

Este Mes Misionero Extraordinario recemos para que el Espíritu Santo suscite una nueva primavera misionera para todos los bautizados y enviados por la Iglesia de Cristo.”

El Video del Papa difunde cada mes las intenciones de oración del Santo Padre por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia.