La Palabra

No merezco

«Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias.»

(Mt 3,11)

Anuncio publicitario
La Palabra

La Palabra de Jesús

Jesús nos enseña y nos cura. Dejamos que su Palabra y su Eucaristía nos sitúen en un gran espíritu de fe, de humildad, de sencillez, de dependencia, de pobreza, de renuncia en todo, para que por medio de nosotras, y más por nuestra vida que por nuestras palabras, continúe instruyendo y curando a los pequeños y a los pobres.

(E.V.4)