Misión

Nuestros Fundadores, atentos a las llamadas del Espíritu ya las necesidades de su época, quisieron continuar en la Iglesia, los gestos de Jesús y transmitir sus palabras:

Instruir a los pobres,

Cuidar a los enfermos,

Enseñarles a conocer a Dios,

a vivir como Hijos del Padre.

Siguiendo su ejemplo, estamos enviadas a enseñar y sanar, anunciando así la salvación que nos viene por la Cruz y dando testimonio de la presencia de Dios Trinidad en medio de los hombres. Todas tenemos la preocupación evangélica por los más pobres, por los pobres de hoy. La Congregación escucha sus llamadas y pone los medios para responderles según sus posibilidades.

Hermanas presentes con la Superiora General, en la última asamblea de América Latina.

La Congregación nace para servir a los pobres. Cada época trae sus necesidades.

Desde los orígenes hasta nuestros días, la Congregación estuvo de hecho en el campo de la enseñanza y en el campo sanitario. Pero cada época trae sus necesidades y sus distintas pobrezas. Por eso, a lo largo de los siglos, la Congregación mantuvo el oído bien atento a los gritos de cada momento, adaptando la misión a las necesidades más urgentes ya los lugares más necesitados.

LAS HIJAS DE LA CRUZ, EN AMÉRICA LATINA, ESTÁ PRESENTES EN: 

BRASIL: Belo Horizonte.

ARGENTINA: Zárate y Boulogne.

TAMBIÉN ESTAMOS PRESENTES EN OTROS PAÍSES:

FRANCIA, ITALIA, ESPAÑA, COSTA DE MARFIL, BURKINA FASO, CANADÁ Y THAILANDIA.

Boulogne

ITALIA

ESPAÑA

COSTA DE MARFIL