Noticias, Testimonio

San Óscar Romero

Hoy celebramos a un santo latinoamericano! Un santo de un pueblo pobre, que sufría la violencia y el abuso de poder de unos pocos.
Este obispo fue un verdadero pastor de su pueblo, camino con los pequeños y los pobres, y por ellos dió su vida.

Hoy le pedimos al Señor, por intercesión de San Óscar Romero que nos dé el coraje para hacer bien lo que tenemos que hacer. No se trata de cosas espectaculares sino de vivir en lo cotidiano el amor.

¡San Óscar Romero! ¡Intercede por toda América Latina!
Amén.

Misión, Testimonio

Hermanos y hermanas de los pobres, entre los más pobres

Les compartimos un pequeño resumen del artículo en el que la Hna. Karina nos comparte su experiencia de un retiro en Luján. Pero también puede descargar el artículo completo, por medio de este enlace.

«Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños».

Lc 10, 21

Del 15 al 16 de febrero del 2020, se realizó en Luján, Bs As, el primero de los cuatro retiros anuales para mujeres que ofrece la fundación “Saracho”. Participar de esta experiencia nos ha permitido profundizar en una realidad de nuestra querida Argentina: la de tantas mujeres sencillas y muy humildes, que día a día se enfrentan al desafío de la vida en la villa y en barrios muy humildes, con sus alegrías y sus penas.

Los pobres en su realidad cotidiana buscan vivir, y en muchos casos sobrevivir. En el trabajo del cartonero que lucha por vivir y traer el pan a la mesa, en el acto y deseo de superación de una madre por terminar sus estudios para tener un trabajo en blanco (tener nómina), en el generoso compartir de la abuela jubilada con sus nietos, sabiendo que no llegarán a fin de mes… cada uno de ellos vive sabiendo que “Dios proveerá”, porque han internalizado y hecho propia esta oración y por eso la dicen cada día con total confianza. Esta experiencia se transforma en fuerza de vida que los lanza a la lucha cotidiana por vivir. Y es precisamente en este acto de buscar vivir donde misteriosamente buscan estar más unidos al Dios de la Vida que camina con ellos.

Los pobres saben que si viven lo hacen por pura gracia, porque Dios está con ellos y viene en su ayuda, Él es el único que no falla. Y muy unida a esta confianza ciega está también el amor a María, la madre de los pobres.

Los pobres viven también una fuerte experiencia de la cruz, no necesitan buscarla porque la vida que viven está muchas veces llena de cruces que vienen solas. El Padre Tello entiende que “la humillación de nuestra gente pobre, nosotros no la vemos, porque nosotros somos muy de arriba, muy de otra clase; no vemos cómo humillamos y limitamos. Y la gente de nuestro pueblo acepta esa humillación esa limitación; eso es la cruz.”1

Podemos decir entonces que los pobres tienen una experiencia de Dios, como vida y fuerza o lucha de superación, que reconocen a la Virgencita como madre buena que los cuida y acompaña, y que por la gracia de Dios y el amor de María pueden llevar la cruz de la humillación y la privación de muchas necesidades básicas.

Por eso, los once retiros de hombres y mujeres que ofrece la fundación “Saracho” a lo largo del año, intentan ser un tiempo de oasis para los pobres, un tiempo especial para salir de la rutina, para llevar la cruz cotidiana e ir al encuentro de Jesús y de María.

El retiro de mujeres fue animado por un verdadero equipo de mujeres, hombres y jóvenes, que han venido de diferentes puntos para ofrecer y compartir con las mujeres y sus hijos. Un equipo que trabajaba “con un solo corazón y una sola alma” (Hch 4,32) para dar con alegría, lo mejor de cada uno y aquello que tienen para los pobres.

Estos encuentros intentan ofrecer a las mujeres de los barrios un tiempo para ellas y sus hijos, para que puedan encontrar un poco de paz y disfrutar de la vida, para sentirse cuidadas y queridas por la comunidad. El clima de sencillez y fraternidad ayuda a que puedan conocer gente nueva y olvidarse un poquito de los problemas de todos los días.

Al retiro acudieron cerca de 75 mujeres y unos 150 los niños. Vinieron de diferentes barrios, villas y asentamientos de Monte Grande, Quilmes y Maquinista Sabio. Llegaron a Luján para pasar unos días al aire libre y en familia; muchos de ellos eran la primera vez que iban a conocer la Basílica de Ntra. Sra. de Luján, algunos pidieron ser bautizados y tomar su primera comunión para recibir el regalo de la gracia de Dios y continuar la vida, tan dura para muchos, pero ahora con una fuerza especial que viene de Él.

Para terminar quisiera destacar una gran sorpresa y alegría, descubrir que estas mujeres viven fuertemente el ser madres, madres no sólo por DAR la vida sino por CUIDARLA. Son mujeres que desde niñas cuidan la vida de los más pequeños y siendo grandes, la de todos los niños del grupo; cuidan la vida así como pueden, intentando hacer lo mejor, a veces de un modo brusca, otras con algún grito, pero siempre intentando proteger al más frágil. A todas ellas, el Señor parece haberlas bendecido con la gracia de la alegría y la paz, y a nosotros nos abrió nuevamente el corazón y los oídos para reconocer que el reino sigue creciendo, en lo sencillo pero con una fuerza de vida que nos llega especialmente por los pequeños y los pobres de hoy.

Hna. Karina, Hija de la Cruz

Misión, Testimonio

Comunidad de Fuenmayor (La Rioja)

Nos acercamos hasta este rincón de La Rioja, para conocer la comunidad de las Hijas de la Cruz y saborear su gastronomía. Aprovechando el día festivo, empezamos con la eucaristía en la parroquia, después continuamos con la comida, para terminar a media tarde con la entrevista a las hermanas. Aquí os dejamos sus palabras, vivencia, anécdotas… ¡Esperamos que os guste!

Presentación de las hermanas.

Elena Martín. En esta comunidad desde 2012.

Esperanza Lasanta. También desde 2012.

Villar del Guayo. Estuvo de 1967 a 1975 y ahora desde 2012.

Felisa García. Llego hace muy poco, 2019.

¿Cuándo llegan las Hijas de la Cruz a Fuenmayor?

1917

¿Qué misión tenían entonces?

Petra Fernández Bobadilla pidió en el pueblo una comunidad religiosa, para enseñar a los niños la religión. La actual casa era de esta señora y la donó para las hermanas. Así ellas podrían empezar con la tarea de enseñar a los niños.

¿Cómo ha ido evolucionando la comunidad?

Poco a poco el colegio fue ampliándose, a finales de los 40 había colegio y talleres de costura. Se daba clase hasta los 14 años y las clases estaban formadas por niños de diferentes edades. Cuando las autoridades pidieron que las clases fueran por cursos y edades, no hubo forma de seguir, por un lado la falta de hermanas y por otro la escasez de alumnos llevo al cierre del colegio. Siguieron otra vez como guardería.

¿Cuál es la misión hoy?

“Voluntariado” “Hacemos de todo”… Nos dicen las hermanas…

“En la parroquia, abrir y cerrar puertas, participar en la liturgia, cuando hay alguna festividad poner las imágenes, velas, celebración de la palabra cuando no hay sacerdote, etc…” Nos cuenta Elena.

También, desde hace 25 años, hay un taller de costura que prepara ropas para las misiones, en África, Argentina… La confección está a cargo de las hermanas con más de 30 personas del pueblo trabajando este bonito proyecto.

Otra de las funciones hoy es Caritas, participando activamente en la alfabetización para gente extranjera y en un taller de costura para que puedan aprender a coser.

¿Cómo es el pueblo? ¿Cómo os sentís vosotras aquí?

“El pueblo es muy acogedor y además no hacen distinción con las hermanas, son muy cercanos” Están muy a gusto con la gente. El pueblo reconoce la gran labor de las hermanas, que comparado con otros pueblos se notaba aquí la existencia de un colegio y mejor formación de los niños. Se sienten muy acogidas. El centenario fue una gran fiesta para todo el pueblo.

Sois la única comunidad de las Hijas de la Cruz en La Rioja y la diócesis está dando fuerza a una misión en ella…

¿Cómo lo vivís? ¿Participáis en esta misión? ¿Lo veis como algo positivo?

“Si, es la Misión Euntes” Este es el tercer año y el lema es tu vida es misión.

Al preguntar ¿cómo lo vivís?, nos cuentan que son las únicas que trabajan el material que les dan en las reuniones, ven muy poca participación. Sin duda es algo positivo que haya estas iniciativas pero con tan poca participación ven difícil que siga adelante. También les preguntan ¿cómo atraer a los jóvenes a la iglesia?, los jóvenes desaparecen del ámbito eclesial, es complicado…

¿Cómo veis el futuro?

“Seguiremos haciendo lo que podamos”

“Reforzar lazos entre nosotras, hacer familia dentro de la comunidad”

¿Qué le diríais a un joven que está en búsqueda de Dios?

“Que se enamoren de Cristo”

“Lo que hacen en una ONG es lo que hacia Jesús”

“Venid y lo veréis”

“Se atrae más con el ejemplo que con un sermón”

Artículo copiado de: https://familiahijasdelacruz.blogspot.com/2020/01/fuenmayor-la-rioja.html

Testimonio

Un tiempo en Argentina

“¿Cual es la Buena Noticia?” Estar ahí… ¡es nada y es todo!

Esta pregunta se nos planteó en el encuentro de la vida religiosa, a finales de noviembre. Estar ahí sin esperar ni comprender nada, sin querer saber o captar nada. ¡Estar presente, estar con! El tiempo de Navidad es el tiempo del silencio habitado, presencia del Padre que ofrece.

Con ocasión de esa jornada, hice la experiencia de “salir a misionar” por las calles, para hablar de Dios. Me sorprendió la expectativa de la gente que venía a nuestro encuentro para pedir una bendición, para tocar la imagen de María o para escribir una petición.

Estar ahí es eso: Compartir con mis hermanas un pequeño tiempo de vida, compartir su misión o sus interrogantes. Cruzar el camino de algunos argentinos en ese tiempo de cambio político. Entrar con la Iglesia de Argentina en un año mariano para celebrar el 5º centenario de la 1ª misa y los 400 años de la llegada de la Virgen a la provincia de Catamarca.

“Ese momento presente siempre está lleno de tesoros infinitos” J.P. de Caussade

En Boulogne, he vivido 2 meses prácticamente, con Blanca y Karina. Acompañando a Karina en sus clases, he visto estudiantes que tenían sed de sencillez y de verdad. El testimonio de Tailandia, de mi vocación o de mi vida, se topaba con sus propios desafíos. Con ocasión de un fin de semana experimenté la sed y el sufrimiento de una juventud: sus fuerzas y sus heridas. Las hermanas están ahí, con ellos.

Regularmente van a la Plata, para acompañara al equipo educativo en los momentos fuertes (Confirmación, encuentro con los laicos, acompañamiento a los jóvenes…)

En el barrio de Boulogne, he comprendido poco a poco, el trabajo minucioso, humilde y profundo de las hermanas. Blanca se junta 3 veces a la semana con esos hombres y esas mujeres afectados por la droga, por la fragilidad de la vida familiar, la violencia. Las hermanas son amadas y respetadas. Después de 9 años de presencia han preparado a unos laicos para continuar la labor de las hermanas. El 27 de noviembre, fiesta de la medalla milagrosa, advocación de la capillita del barrio, el Obispo presidió la misa, celebrada en la calle. 17 laicos fueron enviados a continuar esa obra, presencia de Iglesia en ese lugar olvidado por los grandes.

Pasé también una semana en las dos comunidades de Zárate. Primero con Carmen y Gaby, donde tuve la alegría de dar testimonio en nuestro colegio. Varias de nuestras hermanas han trabajado en él. Gaby continúa haciendo el enlace. Me rencontré ante los pequeños de 4-6 años para acoger su canción. También di testimonio de Asia ante una centena de jóvenes y fui testigo de su trabajo del año.

Me conmovió el grupo de 50 adultos que estudian después del trabajo para llegar a ser profesionales de la educación o de la salud. Nuestro Colegio permite alcanzar el nivel sin tener que desplazarse a la capital. El testimonio de Tailandia y los desafíos de la vida religiosa en la actualidad se unen a su propio combate. El intercambio fue muy rico. Me quedé unos días con Ana Esther, Isabel y Delia. Nos encontramos con un grupo de laicos y visitamos el barrio (más bien villa) con Isabel.

El proyecto de voluntariado internacional en alianza (VIA)

El objetivo de mi estancia era también encontrarme con el equipo de redacción de ese proyecto, que está formado por Sor Cristina y Sor Alicia (Siervas de María), Sor Rafaela y Sor Silvina (Ntra. Sra. de la Compasión que tienen experiencia de un voluntariado desde hace 4 años) y Karina. Las Hermanas del Salvador de la Santa Virgen no están en América Latina. Las hermanas llevan un año trabajando. Ha sido un tiempo rico de conocimiento y enriquecimiento mutuo. Se ha elaborado un proyecto de quince páginas cuyos principales puntos son:

Objetivos: Proponer un ámbito de misión para personas que buscan vivir la solidaridad y construir una sociedad más justa. Aportar apoyo a las organizaciones locales, ayuda social a la población más vulnerable.

Condiciones necesarias y compromisos entre el voluntario y VIA: (administrativo, salud, financiero, humano…) con un mutuo acuerdo.

El desarrollo es en 3 fases: – Antes de la estancia (Conocimiento del voluntario, preparación, formación por Skype y presenciales…) -Durante: acompañamiento, seguimiento…-Después: Evaluación, relectura, ¿continuación con una congregación de la Alianza?

A mediados de noviembre enviamos el proyecto a los Consejos Generales y en nombre de los 4 Institutos, Sor Hélène, Superiora General de Ntra. Sra. de la Compasión con su asistenta Sor Carmen nos comunicaron su respuesta. Puerto Nero, Zárate. A Partir de entonces, nos encontramos en dos fines de semana para elaborar los útiles de trabajo para el funcionamiento del proyecto: Page web, itinerario de formación, tablas de evaluación, de acompañamiento dossier administrativo y una hoja de ruta para los pasos que hay que dar antes de lanzar el voluntariado.

El próximo año se nombrara un equipo de coordinación y asumirá la continuación del equipo de redacción.

Fue una buena experiencia, que me dio la alegría de contribuir en este proyecto de voluntariado, proyecto que tengo en el corazón, con la experiencia de Tailandia. Y también la alegría mayor aún de percibir lo que vivimos en alianza, que me invita a confiar y a ver más lejos, más allá de nuestras realidades pequeñas, sencillas y pobres.

Visitas y expansión:

Los últimos días, visitamos algunos lugares importantes de la capital, tales como la catedral que era la iglesia del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, antes de ser nombrado Papa, las calles típicas de Caminito e incluso Tierra Santa, parque temático, el 1º de tema religioso, único en el mundo.

En La Plata, estuvimos en la Republica de los niños (parque temático) un pueblo para niños y grandes.

Los 2 meses que he pasado con las hermanas de Argentina han sido un tiempo rico, tiempo que me rememorado el que pasé en Italia, para conocer a cada una de las hermanas, su misión y sus desafíos. ¿Qué hacen las hermanas? ¡Nada en absoluto! En nuestro momento actual como en el tiempo de Santa Juana Isabel, somos “un puñado de hermanas” cercanas a los pequeños y a los pobres de hoy.

GRACIAS a cada una y ¡feliz año 2020, rico en acontecimientos!

“Dios es extraordinario en lo ordinario de la vida, pues lo ordinario somos nosotros…

Lo que es extraordinario, es que Dios nos ama como somos” Mgr Rouet

Artículo copiado de la página https://fillesdelacroix.com/news.html?n=99&lang=es

Testimonio

Velada de agradecimiento a la Hermana Marie

Velada de agradecimiento a Sor Marie El 16 de noviembre de 2019, celebramos una velada de agradecimiento, preparada por el comité de catequesis y miembros de la parroquia de Santa Eugenia y la capellanía del Corazón Inmaculado de María. Se congregaron unas 120 personas que llegaron a darme las gracias por los 13 años de enseñanza de la catequesis en la Escuela Christine-L’espérance. Cuando me preguntaron cuántos hijos tenía (no sabían que era religiosa) les contesté que unos 350… “¡Ah! ¡Eres docente !” Pero para mí, era más que ser docente, era seguir a Jesús, dar a conocer a su Padre a quien había entregado toda mi vida.

Era tener la ocasión de compartir el amor misericordioso del Padre a todas las personas que encontraba – profesores, personal, padres y sobre todo a los niños sin excepción. Así que supuso para mí una gran alegría cuando me invitaron a una velada de agradecimiento y ver los frutos de mi presencia en la vida de las personas a quienes siempre tengo presentes en mi corazón y en mi oración.

Me gustaría compartir con vosotros un pequeño escrito de un joven en nombre de su familia. “¡Gracias, Sor Marie! Siempre has sido sonriente y una verdadera amiga de Jesús. Gracias por haber compartido tus historias con nosotros. Contigo, la catequesis siempre era especial.”

La presidenta del comité de catequesis compartió con estas palabras: “Sor Marie conocía bien a nuestros niños y los quería a todos y a cada uno. Acogía a los más pequeños estuvieran o no en la catequesis. Su sonrisa, su suave voz, su cercanía humana testimonian el amor de Dios y nos recuerda que todos somos de una misma familia, iguales a los ojos de Dios. Supo apoyar a nuestras familias ocupadas o en necesidad, a crecer en la fe. No sabríamos agradecerte suficientemente, Sor Marie ».

“Muchas gracias a Sœur Marie por sus años de servicio como catequeta en la Escuela Christine-Lespérance. ¡Que Dios te bendiga!” Eso es lo que ha aparecido en el Facebook de la parroquia. Al verlo, soy yo quien les da las gracias por haberme brindado la ocasión de compartir con ellos mis conocimientos de Jesucristo.

Gracias al padre del Amor que me ha elegido e invitado a decir “sí”, a seguirle tras los pasos de su Hijo, como Hija de la Cruz. Gracias al Espíritu Santo por haberme iluminado a menudo con buenas palabras y buenos gestos. Gracias a los padres por haberme confiado a sus hijos. Gracias a mis hermanas, a mi familia y a mis amigos/as por haberme animado durante esos años de enseñanza. Y sobre todo gracias a los niños que se han convertido en “mis Hijos” a quien conservo muy cerca de mi corazón y en mis oraciones.

¡Gloria a Dios Padre, Gloria a Dios Hijo, Gloria a Dios Espíritu Santo!

Sr Marie H. Moquin, fdlc

Misión, Sin categoría, Testimonio

Comunidad de Los Arcos (Navarra)

La comunidad de Los Arcos, actualmente la forman las Hermanas: Mª Pilar Artazcoz, Nekane Alkain, Nati Josué, Teresa Miguel y Milagros Asensio.

¿En qué año comenzó la comunidad de Los Arcos?

Para responder a esta pregunta, compartimos algunos pequeños textos que tenemos escritos en el cuaderno de esta comunidad.

Estamos en Los Arcos desde el 24 de junio de 1979. O sea, hace 40 años.

La comunidad comenzó con una misa que fue celebrada en la parroquia y oficiada por cinco sacerdotes: 4 Betharramitas, que vinieron de Hondarribia, y el sacerdote de Tafalla D. Luis Oroz. Seguidamente, tuvo lugar la bendición de la casa por monseñor Cirarda obispo de Pamplona, descubriendo la lápida de la fachada Soeur Marie Madeleine, Superiora General, que acudió para el acto acompañada de Soeur Marcelle, Asistenta General. Asistieron a la familiar fiesta numerosas Hijas de la Cruz españolas y un buen grupo de Hnas. francesas, así como mucha gente del pueblo.

El día 13 de septiembre vinieron las dos primeras Hijas de la Cruz que iban a quedarse en Los Arcos: Encarnación Sanz y Encarnación Ronda. Los comienzos no fueron fáciles, todo era nuevo e imprevisto. Reflexionamos y oramos para que la misión de las primeras Hijas de la Cruz, aquí en Los Arcos, fuera descubierta en la escucha y docilidad al Señor bajo la protección de San Andrés Huberto. Poco después, el 28 de octubre, completó el grupo Milagros Asensio, que unos meses antes había terminado la carrera de ATS en Madrid.

La presencia de las tres Hermanas en Los Arcos no ha sido vana. La catequesis, la Escuela Nacional, la preparación de la Primera Comunión, el contacto con la gente sencilla, con los niños a través de algunas clases particulares, los enfermos, los ancianos, y este curso el inicio de una escuela de catequistas, -10 jóvenes comprometidas-, es una esperanzadora realidad. El pasado 15 de agosto celebraron por primera vez el día del anciano con gran éxito.

¿Sabéis, un poco, la historia de la comunidad? ¿Qué compromisos tenían las Hermanas en el pueblo, en la parroquia?

“Al principio no todo el pueblo nos acogió bien. Fue un momento político bastante difícil. En el Ayuntamiento hubo gente que votó para que no viniéramos las Hijas de la Cruz.

La ayuda de las Hermanas de Fuenmayor fue extraordinaria. Limpiaron toda la casa antes de llegar las Hermanas de la nueva comunidad. Se estableció una inter-comunidad entre Fuenmayor y Los Arcos muy fuerte; a pesar de ser oficialmente dos comunidades diferentes las dos comunidades celebrábamos encuentros con mucha frecuencia.

Al principio, Encarna Sanz estuvo yendo a las escuelas a dar catequesis. La casa fue una casa de acogida totalmente abierta de la mañana a la tarde y la gente acudía a rezar a S. Andrés. Después de la clase venían niños a hacer las tareas, comedias, etc., y en vacaciones, hacían dibujo y pintura. Se formó un grupo de niños cantores. Los jóvenes venían a realizar todo tipo de tareas. También se acogió a los inmigrantes, que ya empezaban a venir, y se les dio clase para que aprendieran a leer y a escribir.

Una casa verdaderamente abierta, también, a los familiares de las Hermanas. Muchos padres de Hermanas solían pasar el verano, ya que se encontraban como en casa.

Milagros atendió como practicante a 4 pueblos: Torres del río, Argota, Armañanzas y El Busto, sustituyendo al titular enfermo. Después, cogió la plaza del practicante en propiedad cuando éste se jubiló. Hacía de enfermera, de asistenta social, de cura y de todo. Cuando Blanca llegó, se centró mucho como podóloga.

Es un medio de evangelización y de dejarnos evangelizar por estas gentes sencillas y buenas. La acogida de varias Hermanas y otras personas, sobre todo familiares de Hermanas, ha supuesto igualmente una atención personal humana.”

La comunidad se va construyendo, poco a poco, con el esfuerzo y la aportación de cada una. El Proyecto Comunitario que han elaborado y que intentan vivir pone el acento en la relación con el Señor, el interés por mejorar las relaciones personales en la comunidad y la misión como testimonio y apostolado.

Actualmente, ¿qué hacéis?

“En este momento visitamos a los enfermos, acogemos a los peregrinos, participamos en la liturgia de la parroquia y en la catequesis. En Cuaresma un grupo de personas subimos diariamente al Calvario rezando el Viacrucis como lo hacía, en su momento, nuestro San Andrés. También colaboramos en la celebración de la Palabra y en llevar la comunión a los ancianos. Algunas personas acuden a nosotras cuando tienen que salir de casa para hacer alguna gestión y no tienen con quién dejar a un enfermo. Se ven muy contentos por nuestra ayuda y nosotras también les ayudamos encantadas. La Hna. Teresa realiza tareas de voluntariado en la residencia: manualidades, salidas con los abuelos y organiza lo que tienen que atender las demás voluntarias. Hay una presidenta y una trabajadora social, pero cuando ellas están ocupadas y alguna persona voluntaria no va a poder realizar su compromiso, recurren a ella para la organización.”

Así pues, la misión fundamental de las Hijas de la Cruz en Los Arcos ha sido la residencia y la parroquia (catequesis, la comunión, los ancianos, los peregrinos…).

¿Cómo veis hoy en día la misión y el futuro?

Pensamos que será una de las últimas comunidades que se cierren. Es extraordinaria la acogida de la gente que nos conoce. Sentimos que nos quieren.

Queremos vivir en cada momento lo que Dios quiera siendo presencia de fe, esperanza y amor. Cuando llegue el momento en que no podamos salir, deseamos vivirlo desde la oración y la alegría con paz y esperanza. ¿Cuál será el futuro? Nunca se sabe. Puede ser que en el futuro vivamos en una comunidad con los miembros de la Familia Hijas de la Cruz, con gente laica… Lo que Dios quiera.

Sentimos que no nos siguen, no hay contacto con nosotras para participar de la fe. La juventud, nada. Dios tiene sus caminos…

Una de las cosas que más me llena de lo que hago aquí -expresa la Hna. Milagros-, es participar compartiendo la Palabra en el Grupo de la Palabra. Mari Carmen, a la que habéis entrevistado, nos invitó para hacer el grupo de oración.  Me pareció que no podía negarme y tenía que ir. Y con eso me quedo de todo aquello en lo que he participado en el pueblo. Poder comentar el Evangelio y constatar cómo el Evangelio me ayuda a vivir desde la fe: escuchar la Palabra, compartir la Palabra, orar desde ella…”

Texto original de: https://familiahijasdelacruz.blogspot.com/2019/11/comunidad-de-los-arcos-navarra.html

Misión, Sin categoría, Testimonio

Comunidad de Limpias (Cantabria)

Escribe | Fotografía: Bixen Vergara

Disfrutando del verano y los días libres que teníamos, nos fuimos a conocer el pequeño pueblo de Limpias y hacer una visita a las hermanas que viven allí. Nuestra idea era hacerles una entrevista y daros a conocer esta pequeña comunidad. Así lo hicimos, entre anécdotas, historias y recuerdos, fue un momento agradable. Este es el resultado, esperamos que os guste.


Las hermanas que actualmente están en esta comunidad son, Consuelo Izquierdo e Isabel Galindo. Vamos a conocerlas un poco mas y también la historia de las Hijas de la Cruz en este pueblo…

¿Desde cuándo hay presencia de las Hijas de la Cruz en Limpias (Cantabria)?Año 1861…
¿Cuál ha sido y es la labor de las hermanas en el pueblo?Desde los inicios, se dedicaron a la enseñanza, sobre todo con las niñas más pobres. Las Hijas de la Cruz vinieron aquí porque unos señores del pueblo pidieron monjas para cuidarles, de tal modo que luego la casa quedaría para ellas, la que después sería el colegio. Las hermanas participaban activamente en las actividades escolares y extraescolares organizando algunas fiestas en el pueblo, dando catequesis a los niños, etc…El 21 de Junio de 2000 se cerró el colegio, el edificio se cedió al Gobierno de Cantabria y actualmente es una residencia de ancianos. Solemos ir a visitarles y llevarles la comunión, atender sus necesidades y también colaboramos en la parroquia… Es la labor que hacemos actualmente. Cada época ha tenido su evolución, organizábamos excursiones a Lourdes, Fátima y muchos sitios más, la gente recuerda con cariño esa época, pero ahora nuestra misión es otra.


¿Cuándo llegasteis a Limpias?Yo en el 61 e Isabel en el 62.


¿Cuántas hermanas erais entonces?Unas 8-9 hermanas.


¿Cómo se celebra el día de la Exaltación de la Santa Cruz?El día 12 de Septiembre se hace una ofrenda floral, seguido del rezo del rosario y la misa. El día siguiente también se sigue con el rosario y la eucaristía. Finalizando el triduo con una procesión y la eucaristía. Es una fiesta que acude muchísima gente, la devoción por el Cristo de Limpias está muy enraizada en el pueblo. Incluso viene mucha gente de fuera, durante todo el año.

Actualmente como misión… ¿Qué es lo importante para la comunidad?Ayudar en la parroquia, formar parte del consejo parroquial, visitar a los enfermos y la residencia de ancianos que en su día fue el colegio.


¿Cómo os sentís en el pueblo?Muy bien, la acogida es muy buena, la gente nos conoce, es llamarles a la puerta y entramos hasta la cocina…


¿Cómo veis el futuro?Seguir como estamos, mantener el testimonio, el ejemplo. Que la gente, que no nos conozca, nos pueda conocer. Queremos seguir estando cerca del pueblo.

Texto original publicado en: https://familiahijasdelacruz.blogspot.com/2019/09/comunidad-de-limpias-cantabria.html

Testimonio

Fiesta de la Bonne Sœur y nuestras Hermanas jubilares

El 26 de agosto las Hermanas de la Región de Canadá se encontraron para festejar a nuestra fundadora y, al mismo tiempo, celebrar los 60 años de vida religiosa de nuestras hermanas Gilberte Carriere y Lucille Courcelles.

Una hermosísima celebración Eucarística con la comunidad de la Villa Aulneau, residencia de la mayoría de nuestras hermanas, da inicio a la fiesta.

Una amiga de la comunidad viene a pedirnos permiso para tomar una foto de tan bello grupo. Eso me hace caer en la cuenta de que hace mucho tiempo que no nos hemos encontrado todas juntas. Con excepción de nuestras tres hermanas, en residencias especializadas, estamos juntas al completo todas las hermanas de la región.

Al caer la tarde nos congregamos para las vísperas especiales y para una velada. Sœur Marie nos presenta un vídeo preparado por Amaia sobre la vida de la Bonne Sœur. ¡Excelente! También hemos visto un vídeo colgado en Facebook por Emmanuelle así como algunas fotos de la profesión de Marie-Noëlle. ¡Qué alegría, la de poder comulgar con los acontecimientos de la gran familia de las Hijas de la Cruz!

“Isabel, Santa hija de Dios, danos tu gran corazón, danos tu espíritu.” Que nuestra santa fundadora nos ayuda a ser cada vez más, mujeres que “toman en serio los compromisos de su bautismo.”

El texto original está publicado en: https://www.fillesdelacroix.net/index.php?option=com_content&view=article&id=495:fete-de-la-bonne-soeur-et-de-nos-soeurs-jubilaires&catid=81&Itemid=477

Testimonio

Brigitte va a Costa de Marfil para reunirse con sus homólogos de la Familia Hijas de la Cruz

¿Cómo he llegado a pasar 10 días en comunidad con las Hijas de la Cruz en la Costa de Marfil?

Desde hace 20 años, me encuentro con ellas en Francia. Experimento como todo el mundo, momentos de sufrimiento y me siento a sostenida por ellas. Me ayudan a ir hacía Cristo, hacia la alegría.

En nuestro “Grupo Carisma”. Sor Marie de Magdala nos hablaba de otros “Grupos Carisma” en el extranjero. Se me ocurrió la idea de ir a África donde las Hijas de la Cruz.

Mi petición: pasar ese tiempo con las hermanas. Una especie de retiro, un tiempo de recogimiento de recuperación.

Destino: Costa de Marfil. Después de llegar a Abidjan, fui a Korogho y a Bonieré. Allí descubrí hermanas de varias generaciones francesas y africanas. Todas con el fervor de dar, de compartir, de acompañar a los más pobres a la manera de Juana Isabel y de S. Andrés Huberto. Me he sentido conmovida por la enorme pobreza, la gran miseria, los minusválidos de ese país. Durante años, el trabajo, el recogimiento, la oración de las hermanas han contribuido a poner en pie obras importantes para responder a todas esas situaciones problemáticas con eficacia y siempre con una gran humildad.

En Boniéré, tuve la enorme alegría de encontrar el “Grupo Carisma”. Me acogieron solemnemente. Cada uno manifestó la razón de su presencia en el grupo. Sus historias eran conmovedoras pues ha conocido grandes sufrimiento. En el silencio y la humildad, las hermanas les han sostenido y les han aportado consuelo sin buscar nada a cambio… Merecen un reconocimiento indefectible… Incluso una persona musulmana llegó a convertirse a la religión católica impactada por sus actitudes y su vida cristiana.

En nuestro grupo decimos habitualmente que sentimos que formamos parte de la « Familia de las Hijas de la Cruz ». Ese sentimiento de pertenencia me ha sido revelado de una forma aún más fuerte y por todos los medios, gracias a la disponibilidad y a la humildad de las hermanas.

Doy Gracias a DIOS por este magnífico regalo.

Artículo original publicado en: https://www.fillesdelacroix.net/index.php?option=com_content&view=article&id=493:brigitte-part-en-cote-d-ivoire-rencontrer-ses-homologues-de-la-famille-filles-de-la-croix-ivoiriens&catid=118&Itemid=598