Sor María Laura

La canción LA HERIDA QUE TE HIRIÓ

LA HERIDA QUE TE HIRIÓ
(A Sor María Laura Mainetti HC, con motivo de su Beatificación- 6/6/2021)

Suscríbete a mi canal.

Letra y Música: Hna. Gabriela Paredes HC
Leonardo López Castro, arreglador,
Raimundo López Castro productor,
Claudio Partenzi colaborador

LA HERIDA QUE TE HIRIÓ

Y si te pienso, veo un mundo mejor
Y si te rezo, sé que estás ahí
Abrazada por Dios
María Laura, intercede por nos.

Fuiste a ayudar a quien te llamó
Acudiste a sanar la herida que te hirió,
Un tesoro se abrió con el dolor
Y la sangre fecunda de tu don.

Saliste a dar alivio y contención,
La muerte te alcanzó, diste tu perdón.
Entregaste tu corazón, herida de amor,
En la noche brilló el resplandor de Dios.

Jesús era el centro de tu corazón,
A ser Hija de la Cruz, Él te llamó.
Una vida bella para los demás,
Ese es tu legado y nuestro cantar.

Mensaje del Papa

Derechos fundamentales – El Video del Papa

Defender los derechos humanos fundamentales puede significar, en muchas partes del mundo, un riesgo. No sólo en regímenes dictatoriales, sino también en algunas democracias que pasan por una crisis. Hace falta coraje, como dice Francisco para “oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales”. El Papa nos invita este mes a apoyar a los que asumen las consecuencias de defender los derechos fundamentales allá donde no es fácil “para que vean que su sacrificio y su trabajo dé fruto abundante”. No los dejemos solos. Reza y comparte estas palabras del Papa para que estos valientes se sientan acompañados en su labor.

“Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación.

Me refiero a oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales.

Piensen que muchas veces los derechos humanos fundamentales no son iguales para todos. Hay gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte.

No. Tienen que ser iguales para todos.

Y en algunos lugares defender la dignidad de las personas puede significar ir a prisión, incluso sin juicio. O puede significar la calumnia.

Cada ser humano tiene derecho, tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país.

Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis para que vean que su sacrificio y su trabajo dé fruto abundante.”